07 agosto 2012

Un código de conducta para los músicos y artistas callejeros de Dublín

El ayuntamiento de Dublín anunció la pasada una guía de consejos orientativos destinada a los buskers que se ganan la vida en las calles de la capital y, aunque en principio, se habla de un periodo de pruebas de 3 meses antes de tomar una decisión definitiva al respecto, ya desde los primeros días se ha creado una polémica que amenaza con levantar regueros de pólvora.

Entre las nuevas normas a las que se podrían ver sujetos los músicos / artistas callejeros de Dublín se pueden encontrar desde algunas recomendaciones que bien podrían considerarse como razonables hasta otras más subjetivas:

- Guardar un mínimo de 50 metros de separación entre uno y otro.

- Abstenerse de tocar entre las 8 de la noche y las 10 de la mañana.

- Poseer un repertorio de al menos 20 temas diferentes.

- No monopolizar un área determinada. No tocar en ciertas zonas concretas. Regular el ‘merchandising’, etc.

El tema se complica cuando se introducen elementos más discutibles como la indumentaria, el volumen, o la calidad de música que se interpreta.

Parece ser que detrás de la idea de implantar esta serie de directrices se encuentran los comerciantes locales que se quejan de que los músicos pueden llegar a ‘molestar’ a trabajadores y clientes y que, según ellos, se acaba reflejando indirectamente en las ventas.

Es curioso, pero en esas estamos, veremos a ver que pasa al final del trimestre de pruebas.

Este tipo de códigos se ha establecido en otras grandes urbes con resultados dispares, pero va a ser particularmente interesante comprobar como se desarrolla  y que consecuencias trae a Dublín, una ciudad donde buskers y artistas callejeros forman parte de la idiosincrasia y en la que, en cierta forma, animan y dan color a sus calles. Y no olvidemos que de lugares como Grafton St., Henry St. y el Temple Bar han salido músicos de primerísima fila como Damien Rice o Glen Hansard,

Yo, desde mi punto de vista de ‘no local’ y, por lo tanto, foráneo, debo decir que adoro los músicos callejeros de Dublín, …y como yo, otros miles de visitantes. Anda que no hay turistas que van a Grafton St. solo por ver quien está tocando esta vez, o la de gente que va a la búsqueda de los sitios donde se filmaron las escenas de Once (puede que la mejor película que se haya rodado jamás sobre músicos callejeros). Y ya se sabe que por donde van pasando los turistas, van dejando también el dinero, no sé si los comerciantes de la zona han pensado serenamente el asunto. De todas formas, si quieren que les sea sincero, mi predicción es que este código de conducta no va a servir para nada. Simplemente no me lo imagino, no concibo ver una separación de 50 metros entre artistas, ni reglas indumentarias, ni chavales o estudiantes que no saquen su guitarra y su micro e improvisen en cualquier rincón para sacarse unos cuartos. Sin ellos Dublín no sería lo mismo. Ah… y que no se preocupen por la calidad de la interpretación, que los irlandeses tienen muchísima cultura musical…y a los artistas que son buenos, los premian…y a los ‘artistas’ malos …ni agua, por mucho que intenten lo que sea ‘por sobrevivir’. :-)

9 comentarios:

  1. Bah, seguro que es cosa del típico funcionario que no tiene nada que hacer, que supongo que en Irlanda también habrá, pero que no supondrá ningún cambio significativo en el devenir callejero típico. O eso espero.

    En cuanto al post anterior, decir que para mí es una cuestión simple de marketing y escaparatismo. Pero sólo para lo que interesa: el fueguito encendido por unas guapitas en Grecia, el recorrido de la antorcha, etc., etc. Cosas que de verdad estarían de puta madre, como la tregua olímpica que hacían los griegos, que no sólo hacían el griego, y mira que les gustaba guerrear a los tíos, eso no, hay que seguir sacando diamantes, petróleo coltán o lo que haga falta o simplemente abandonando a su (mala) suerte a los países que no tengan esos recursos. Vaya el espíritu olímpico a tomar por el culo. Así que como siempre, me limito exclusivamente a ver a los deportistas, a flipar con la mayoría pensando que tiene que ser una pasada estar ahí y a lo demás que le den por el saco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfrodo, cambiando de tercio en cuanto a posts deportivos y musicales... Hoy fui a ver Ted, la película del creador de Padre de Familia. Lloré de risa casi desde el principio hasta el final. Humor adulto del bueno! Ya sea vía cinética directa o pirática, te la recomiendo!!

      Eliminar
    2. Sí, sí. La he visto en Días de cine y por supuesto que la veré, jajaja. Vía pirática, claro. Sssssshhhhhh...

      Eliminar
  2. En Melbourne es necesario sacar un permiso para tocar en la calle y existen también normas de separación y zonas donde no se puede (que son muy pocas y es más porque no hay espacio casi ni para caminar). El ayuntamiento se quiere asegurar que los buskers tocan algo decente, porque al parecer hubo una época donde tocaba hasta el Fary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Irlanda hay sitios donde se necesita permiso para tocar, pero no se si Dublín es de esos, aunque me extrañaría porque en Grafton St. he visto a niños tocando (lo hacen voluntariamente, casi siempre porque quieren sacarse unas perrillas para comprarse una guitarra o un arpa mejor que las que ya tienen). También suelen tocar músicos itinerantes, de los que van a estar en la ciudad 2-3 días para actuar en alguna sala y por el día hacen de 'busker' en la calle para conseguir unos ingresos extras. Eso ayuda también a que la 'oferta' cambie constantemente. En fin, que yo creo que el código ese no lo va a seguir ni el tato...

      Eliminar
    2. En Melbourne muchas bandas que estaban de "gira" también lo hacían, incluso vendían sus cds en la calle, pero necesitaban la licencia. Un chaval me contó que no tardas ni una hora en sacar la licencia, y si es al estilo casting operación triunfo (niños incluídos).

      A mi me parece bien, así te garantizas una calidad mínima... porque en Melbourne he visto cada cosa haciéndolo de "estrangis" de flipar... Había un asiático que hacía beatbox, metía 40 "esperridos" y los acompañaba con un one, ESPERRIDO, two, ESPERRIDO... así hasta llegar a 10 y vuelta a empezar. Encima se llevaba un altavoz que se se escuchaba por toda Swantson St y lo multaron, por no tener licencia y supongo que por ataques contra la salud mental de los vecinos.

      Eliminar
    3. A los que solo se saben una o dos canciones y las repiten mil veces me parece bien que no les den el permiso, pero con temas como lo de la indumentaria y tal es meterse en camisas de once varas, ahí los criterios son subjetivos, igual que con el volumen. Es verdad que se pueden medir los decibelios, pero que pasa por ejemplo si el instrumento que tocas es una batería, o como en Cork, el otro día, que había una piba tocando una gaita escocesa que se oye a 2 kms a la redonda...

      Mi casero me contó que hace años se fue con otro tío al aeropuerto y se pusieron a tocar...guitarra y teclados. Los echaron, claro, jajaja (pero antes se hicieron unas perrillas).

      Eliminar
  3. Hola solo queria asegurarme sobre esto de que no se necesita permiso para tocar en la calle en dublin, es cierto? Solo necesito seguir las normas? la cuestion es que viniendo desde barcelona y viendo los problemas que hay me da miedo tener problemas con la policia... sabeis donde puedo consultar esas normas que hay que seguir? muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Berta. Realmente no sé en que ha acabado todo el tema este de las reglas para los músicos callejeros, en principio se suponía que el periodo de prueba o implantación acababa a finales de este mes, pero yo de las veces que he ido a Dublín últimamente, no he notado cambios al respecto, todo sigue igual que siempre.

      La página con el PDF donde puedes leer las normas es esta: Street Performers Code

      Pero por si tienes dudas, creo que lo mejor es contactar por tfno o email al ayuntamiento de Dublín y que te asesoren un poco. Esta es la página: Dublincity

      Un saludo.

      Eliminar