19 junio 2012

Galway y Mumford & Sons

(continuación del post de ayer)

A partir del mismo instante en que dejé el Bed & Breakfast y a su amable dueña y me encaminé hacia el recinto del concierto, todo lo que sucedió en Galway durante ese día y el siguiente fue fantástico, un fin de semana realmente memorable (interrumpido de nuevo el lunes, cuando volvía a casa y en medio del trayecto se rompió el mecanismo para cerrar la ventana del coche y se quedó totalmente abierta, menos mal que no llovía…pero, vaya, que me oxigené de lo lindo).

Antes de entrar en faena, permítanme una última nota sobre el B&B y es que debo decir que, aparte de la amabilidad desmedida de la señora que lo regenta, en mi opinión la relación calidad-precio es insuperable y considerando que Galway no es una ciudad barata, al menos en cuanto alojamientos, pues es de agradecer. No suelo dar nombres de hoteles / B&B’s en el blog, pero este merece una excepción, aunque solo sea por las vistas desde la habitación y las fresas y arándanos frescos que ofrecían en el desayuno…(esta es la página).

Bueno, ale…que soy un pesado, que ya hablo del concierto, aunque tampoco mucho que no quiero aburrirles.

Gentlemen of the Road - Galway

Temperatura agradable, ni una nube en el cielo, un escenario de espaldas a la bahía de Galway y 20 mil personas con ganas de pasarlo bien: una suma de elementos ganadores.

The Vaccines fueron el aperitivo para poner a punto al respetable (tocaron otras bandas antes, pero ni me dio tiempo a verlas, ni tampoco estaba yo por la labor, la verdad), y luego, por fin, los Mumford & Sons hicieron su aparición y se desató la locura.

Es difícil de entender que un grupo que toca folk, folk-rock o bluegrass haya alcanzado el éxito masivo, pero si se estudia un poco la trayectoria de los Mumford, las piezas del puzzle comienzan a encajar. No es que tengan talento, que tienen y mucho, sino que se toman muy en serio todo lo que hacen y saben exactamente lo que quieren y, en ese aspecto hay que decir que los miembros de la banda, a pesar de su juventud, disfrutan de una cabeza bien llena de muebles. Más de una vez han comentado que es impagable el que algo tan personal como la música que componen se pueda compartir con el público y que este a su vez la convierta en suya, a la vez que recalcan que las actuaciones en vivo es realmente lo que da sentido a todo lo demás y que no se conforman con interactuar con la audiencia, sino que intentan crear vínculos íntimos con ella, algo que llevan a la práctica por casi todos los sitios por donde van de gira, por ejemplo, al acabar los conciertos se dejan caer por algún pub o local de la zona en el que puedan intercambiar impresiones con los seguidores o simplemente pasar un buen rato con ellos. En Galway también lo hicieron. Ya les digo, es una banda poco común.

Mumford & Sons en Galway

 

 

 

 

 

Foto extraída de http://mumfordandsonsblog.tumblr.com/

 

 


Supongo que después de todo esto se imaginarán que el concierto fue una auténtica pasada, con la sensación de estar más en una fiesta de amigos que en una actuación musical. Añado que a la creación de esta atmósfera ayuda el hecho de estar en Irlanda…y,  si es en Galway, donde la gente es tan cálida y amistosa, pues más.

Por aquí dejo un video rescatado de Youtube del concierto del pasado sábado. La calidad no es la mejor, pero se pueden hacer una idea. Si en medio de la masa ven una gorra verde rodeada de un clan de pelirrojas, ese soy yo.

---

Y para acabar añado que para mí, sinceramente, por nivel de letras, de música, de calidad en directo y demás, el ‘folk épico’ de los Mumford & Sons no tiene techo y como grupo llegará lo alto que ellos quieran que llegue. Por el bien de la música, deseo que así sea, de momento, me conformo con esperar entusiasmado la salida de su segundo disco que está prevista para finales de septiembre.

Si por casualidad desean indagar un poquito más sobre ellos, les recomiendo 4 breves piezas documentales introspectivas que filmaron hace un tiempo. Copio los enlaces debajo y simplemente comparto aquí el trailer. Ya les digo, merece la pena:

Gentlemen of the Road: 1, 2, 3 y 4

2 comentarios:

  1. "...y, si es en Galway, donde la gente es tan cálida y amistosa, pues más."
    Si un día vuelvo a Irlanda por supuesto he de ir a Galway, me han dicho que allí la gente es nice and warm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy 'nice and warm' en todos los sitios :P

      Eliminar