03 noviembre 2009

Y además, por la izquierda



Mercadillos improvisados en las cunetas,, tractores con remolque, rebaño de ovejas, desvíos por obras, granizadas repentinas, caballos holgazanes, borrachos haciendo eses, ciclistas en pelotón, zorros destripados, semáforos móviles, atletas imprudentes, carretas engalanadas, mareas imprevistas, fajos de heno, jinetes despreocupados, pedruscos traviesos, vacas desorientadas, caspa arbórea otoñal, emboscada de baches, chaparrones copiosos, escasez de arcenes, manifestaciones vecinales, casquería de tejón, bruma etérea, jubilados jugando a ‘la bola’, viento racheado, lodazales espesos sobre asfalto ínfimo, badén de riachuelos, burros cabezones, niebla infernal, ausencia de señales indicadoras, cuervos merendando vísceras, carcamales sin reflejos pero con carné, matojos temerarios, charcos en represa, y un largo etcétera.
En cualquier carretera de Irlanda, si exceptuamos el interior de las grandes ciudades y las autopistas (que tampoco son tantas) y, digamos que en un promedio de conducción de 2 horas al día, existen más de un 90% de posibilidades de encontrarse –cada jornada- con al menos cinco de los anteriores ítems, de diez a quince durante una semana y todos ellos a lo largo de un mes.
Esto se traduce en lo inútil que resulta realizar una estimación horaria de cuanto se tarda en llegar de un punto cualquiera a otro, aunque sea un trayecto conocido, pues es imposible precisar a priori, cuantos y cuales de los factores se pueden encontrar en el recorrido, con el agravante de que Murphy, seguramente era irlandés.
El Departamento nacional de Tráfico, que conoce de todas las peculiaridades de las vías automovilísticas, decidió en su día, a muy buen criterio, que lo mejor para que los conductores no pierdan tiempo en los desplazamientos con toda esta sarta de, más que factibles, imprevistos, es acabar con ellos, -con los conductores, me refiero-, ¿cómo? dejando que el límite de velocidad sea laxo para que el pueblo se emocione y los accidentes se multipliquen, es decir, aumentar el tope hasta 100 km/h en todas las carreteras, ya sean nacionales o comarcales –si en este país, alguien sabe en que se diferencian unas de otras que por favor me lo diga-. No obstante, cuidado, esto tampoco es jauja, porque si hablamos de caminos rústicos exageradamente secundarios, donde la hierba del medio de la calzada es más alta que el coche, los socavones son como trincheras y los espejos se zurran con las zarzas por los dos lados, entonces las reglas son muchísimo más inflexibles (80 km/h)…En el caso de atravesar una localidad, y por mera vergüenza, no se permite circular a más de 50-60 km/h, ahora, una vez superado el escollo urbanístico, ya se puede otra vez pisar el acelerador y experimentar el placer de lo prohibido (al menos, en la gran mayoría de los países desarrollados), sentir el clímax de la velocidad; saborear el fruto envenenado del riesgo sin control con el aliciente de que tu bolsillo no se verá alterado, pasar como un cohete por las pequeñas rectas, y sin tocar el freno, en una maniobra que estremecería al mismísimo Sebastián Loeb, entrar a toda hostia en una curva sin visibilidad, con el pavimento mojado, en cambio de rasante, en una pista más estrecha que el chumino de la Barbie y, sin saber lo que hay detrás, jugar a una ruleta rusa imaginaria donde las posibilidades son: sigo vivo, borracho, oveja, bache, barro y viejo.
Por fortuna y considerando que las carreteras irlandesas son así de singulares, comprometidas e imprevisibles, y a pesar del caldo de cultivo que supone, sobre todo para los más jóvenes, dar manga ancha con el velocímetro, el índice de siniestros se mantiene en cotas aceptables debido, entre otras cosas, a que la gente sabe conducir. En mayúsculas: SABEN CONDUCIR, no sólo en lo referente a la destreza manual sino al aspecto psicológico: sentido común, paciencia y respeto. Todavía más acentuado en las zonas rurales, donde aún son las personas las que marcan el ritmo, pausado, de la sociedad y no al contrario…donde cagarse en los muertos del otro se dice a la cara en el pub y no desde el anonimato cobarde de un vehículo.
Y es que Irlanda conserva sus encantadora idiosincracia que la convierten en única y que es fruto del carácter de sus habitantes: ‘imprevisibles, comprometidos, singulares’…que se refleja en toda la sociedad, incluyendo, por supuesto, el tráfico.

Si todo lo anterior nos da una idea general de lo que significa conducir en la isla Esmeralda , vamos a ilustrarlo con un ejemplo palpable -el pueblo de Bandon-, a mitad de camino entre Leap y Cork, que reúne hasta tres deliciosas peculiaridades:
1)- Tiene una circunvalación provisional tres veces más larga (en longitud y tiempo) que la vía que atraviesa el casco urbano.
2)- Al inicio del pueblo hay un cartel del ‘imaginativo’ ayuntamiento que reza: Si quieres ver terminada la nueva circunvalación antes del 2013, ayúdanos enviando el texto ‘CIRCUNVALACION’ al número….’
3)- Existe en las inmediaciones una calzada con tres carriles (rara avis en el país) donde uno de los mismos, en un alarde de pragmatismo, es usado para el tráfico lento…(en una cuesta abajo). Sencillamente, adorable.

video

“…¿quién irá a recogerte cuando te caigas?
¿quién va a contestar cuando llames?
¿quién va a prestar atención a tus sueños?
¿quién se taponará los oídos cuando grites?
No puedes seguir pensando, que nada esta mal.
¿Quién va a llevarte a casa esta noche?

Drive – The Cars

15 comentarios:

  1. Hola

    Última entrada de esta semana porque, como ya comenté aquí anteriormente, mañana me voy unos días a Copenhague, 4 noches, sólo hasta el domingo….Y por lo que he visto, creo que voy a estar debajo del paraguas todo el rato…pero bueno, no me quejo.
    Si Alfrodo y Siguayai…me pasan sus respectivas direcciones (por correo electrónico), a lo mejor cae hasta una postal, cuanto antes mejor. De los demás tengo las direcciones de todo el mundo.
    Me voy a llevar el portátil, pero no creo que lo use mucho…

    Me da un poco de ‘magua’ quitar la foto, así que la voy a dejar, aunque no tenga que ver mucho con el contenido del blog.

    Se me quedaron algunas cosas fuera de la entrada que quería comentar, como la forma que tienen los irlandeses de decir ‘hola’,’gracias’ y ‘de nada’ cuando van al volante…Levantan el dedo índice y lo bajan despacio….Es una risa.
    Otro tema son las pancartas en los bordes de la carretera animando a los equipos locales de fútbol, rugby, etc….y lo mismo con los coches con banderitas. Es una pasada, los veo todos los días (en Inglaterra también tienen la misma costumbre pero no tan a lo bestia).
    Hay pocos controles policiales y sólo se interesan en si tienes todos los papeles en regla. La fecha del seguro, la del impuesto del coche y la de la ITV van todas pegadas al cristal, así que sólo se fijan en eso.

    El video fue una añadidura de última hora…Lo grabé hace 2 meses cerca de Galway…En la radio sonaban Los Chieftains. Este es un ejemplo de carretera en la que se puede ir a 100.
    El tembleque se debe a que es bastante chungo conducir y grabar al mismo tiempo.
    No me acuerdo bien, pero creo que era el famoso lago de las olas…

    Bueno, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ah, jodío. Yo añadiría un par de costumbres "volantiles" más. Conducir en una circunvalación por todo carril que no sea el derecho con la excusa de que "voy a la velocidad máxima permitida" y dar pequeños "volantacitos", no sé si de susto, hacia el lado contrario por el que te estén adelantando en ese momento... ¿te suena quién puede ser?... ja,ja.
    Contaré una anécdota acerca de lo civilizados que son en Europa conduciendo (en cuanto a lo que has dicho tú del sentido común, la paciencia y el respeto) a diferencia de España y por supuestísimo, Canarias: No recuerdo en qué ciudad de Alemania, me paré en doble fila porque Penélope y la hermana se bajaron para comprar algo que cenar. Era de noche, no había tráfico y cuando digo doble fila me refiero a carril interrumpido por mí. Bueno, cuando por fin voy a arrancar, miro por el retrovisor y veo un tranvía parado detrás de mí. Seguro que llevaba algunos minutos esperando porque el conductor tenía los codos apoyados en el salpicadero y se frotaba los ojos fuertemente, como aburrido. En ningún momento tocó la pita o la campanilla esa que tienen esos cacharros, ni se bajó para decirme que me quitara (cosa que podría haber hecho) ni mucho menos gritó ni insultó a nadie. Imagínate a un guagüero aquí, por ejemplo.
    Otra cosa que me sorprendió muchísimo es que en las autobahn (que fino me quedó) desde que pones el intermitente (en Al. lo pican dos o tres veces y lo quitan) para pasarte de carril, a los demás conductores sólo les falta ponerte una alfombra roja y tirar pétalos a tus pies, digo ruedas. Igualito que aquí...
    Aunque eso sí creo que sus carreteras no son tan pintorescas como las que describes tú...

    Creo que tienes mi correo, de cuando los vídeos de U2, pero de todas formas... alfrodo2@yahoo.es
    Por cierto, que aún a riesgo de equivocarme porque no he releído las entradas y comentarios anteriores, creo que no has comentado lo de Dinamarca, aunque yo ya lo sabía. Me lo dijo un pajarito. Y no me mandes una postal, mándame una danesa, coño.

    ResponderEliminar
  3. Y cuando digo que me mandes una danesa me refiero a que me mandes una danesa. Que vaya a venir de Erasmus o lo que sea, le das mi dirección. Que ya te conozco y seguro que me envías una postal con la foto de una presentadora famosa o algo de eso...

    ResponderEliminar
  4. Alfrodo...lo que te voy a mandar es una galleta (danesa) jaja...Me refería al correo físico...Tu correo electrónico claro que lo tengo, pero mandarte postales ahí, no tiene gracia.
    Los alemanes viven en otro mundo, al que nosotros no llegaremos ni en 20 años...de echo con la manada de coyotes y poligonerismos varios de nuestra tierra, creo que más bien involucionamos....'lo importante no es la carretera sino come se tunea el coche'.

    ResponderEliminar
  5. Joder, asir euq, ya decía yo... pensaba que me ibas a mendar un power point o algo de eso... es que leí "de correo electrónico" donde pone "por correo electrónico", ja, ja...
    Y la galleta que sea de esas de las del lazo amarillo... ¡Uuuuummmmmmmmhh!

    ResponderEliminar
  6. Mandar, no mendar, que no doy una...

    ResponderEliminar
  7. ¡Yóoossssssss!, Migue, casi me da un infarto esta mañana. Resulta que por la calle vi un cartel que ponía "Mark Knopfler en Canarias". Casi se me sale el corazón por la boca. Pero todo fue un pufo porque en otra parte de la ciudad vi el mismo cartel que ponía "Fran Zappa en Canarias", así sin la "k" de "Frank", así que me di cuenta de que serían actuaciones de esas tipo tributo... (que sin son gratis voy a verlas, con la misma, son el Mojo Club). Pero mi gozo en un pozo. La alegría me duró un cuarto de hora.

    ResponderEliminar
  8. Joder, Alfrodo….la publicidad esa debería estar prohibida….desde luego la broma no tiene ninguna gracia. Cuanto menos es poco ético.

    Después de 3 días en Copenhague, mañana tristemente la tengo que dejar para volver a mi más templada Irlanda.

    La semana que viene, si me permiten salirme un poco de la temática del blog, escribiré alguna entrada sobre el viaje…con fotos y todo eso.
    A modo de resumen, la ciudad me gusta más de lo que yo pensaba, aunque en dos días (en los que el tiempo aunque frío no llovió ni nevó salvo el día que llegué) me la trillé a patas y guagua, incluyendo los museos más importantes.
    Es seguramente el sitio más caro en el que estado después de Reykjavik, con decir que no he probado ni siquiera la cerveza (Carlsberg y Tuborg que son las de aquí). Para cenar me he ido a las opciones más baratas (Mcdonalds, chino pa llevar, indio pa llevar, turco pa llevar) porque paso de gastarme más de 40 euros por una cena en condiciones.
    Mi hotel está en el barrio chino (lugar ideal para uno que conocemos) y aunque es un sitio curioso, por las tiendas y eso…al oscurecer maldita la gracia (aquí es de noche a las 4 de la tarde).
    La ciudad tiene un entramado de calles peatonales gigante, se tardan horas en recorrerlas…Y bueno, ahora que se acerca la navidad, los típicos puestos callejeros con crepes, barullo de gente por todos lados, músicos tocando jazz y la peña chupando a gusto en las terrazas arrebujados en mantas (te las ofrecen en las mismas cafeterías).

    Una de las grandes putadas es que no pude entrar al Tivoli (el parque de atracciones) porque lo tienen cerrado un par de semanas para montar la decoración navideña, así que me conformé con verlo por fuera, pero no es lo mismo.
    Cosas curiosas que me han pasado: me gocé un enfrentamiento entre hinchas del Copenhague y el PSV que jugaron el jueves por la noche en la UEFA (no llegó la sangre el río pero hubo unos minutos bastante tensos).
    Colmo de los colmos: todos los años en Copenhague se celebra la semana anual sobre Irlanda!! Y fue esta semana…sin comentarios.
    Estoy impresionado con el nivel de inglés que la peña habla aquí, incluyendo las doñas puretas de los supermercados (mil veces mejor que el mío) y es que en la TV, cualquier programa extranjero (desde documentales a películas, etc) están en su idioma original y subtituladas en danés.. Si alguna vez hubiese una tentativa de hacer eso en España habría revueltas callejeras y un levantamiento nacional.

    Bueno, pues eso, que mañana se acaba lo bueno
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Lo de JB es increíble, mira que no avisarme de que teníamos que enviar el domicilio para poder recibir un preciosa postal del tío Matt el viajero, de Dinarmaca... Es que esto no te lo perdono!
    Hoy vas a sudar la gota fría
    Yai

    ResponderEliminar
  10. Me aburría y decidí investigar la forma de insertar un link en los comentario y... ¿prueba superada?... pinchar en < href ="http://www.youtube.com/watch?v=bzw8Csfpwrg">la perrita< /a >

    ResponderEliminar
  11. ... Dios, siguaraya me ha dado mal las instrucciones, tenga usted un amigo informático para esto bufffff

    ResponderEliminar
  12. Segundo intento, si no funciona Sigua se las vera con Migue... la perrita

    ResponderEliminar
  13. Cleaner de la parejita de las medianias JB10 de noviembre de 2009, 15:29

    Ahora que salió bien puedo decir que Sigua no tiene nada que ver con esto, he sido yo solito el que ha conseguido insertar el enlace, no era cuestión de quedar mal asi porque si pudiendo dejar mal a Sigua, sin acritud bobito, mmmuacks.

    ResponderEliminar
  14. De verdad, macho, tanto trabajo para insertar la mierda esa... Pero sin acritud, claro.

    ResponderEliminar
  15. El aburrimiento es la madre de todas las paridas, ademas Alfrodo, no me digas que la perrita no se da un aire con el administrador de este insigne blog, no se, ahora que esta a cargo de Barney se le pega algo del canido ese.

    ResponderEliminar